EL PODER DE LOS 15 MINUTOS – I

Vamos a compartir la importancia de limpiar/recoger/ordenar un poco cada día, todos los días. Hoy quiero recalcar el poder que tienen 15 minutos de trabajo, en lo que a las tareas del hogar se refiere. No pretendo hacerte creer que todo en la casa puede hacerse en 15 minutos. Ni que fuéramos Flash. Lo que quiero es motivarte a dedicar al menos 15 minutos al día a tu hogar, a tu despacho, usando 15 minutos para PRIMERO Y FUNDAMENTALMENTE, LAS TAREAS NO NEGOCIABLES, esas que si o si deben hacerse. No se negocian. En mi caso es limpiar por encima los baños, hacer la cama, lavar los platos después de cada uso y limpiar la cocina, tener y recoger la lavadora, llevar la contabilidad diaria, etc.
Para cada persona, hay tareas no negociables tantas como traseros. Una parte de ti puede que tenga miedo de no poder completar el proyecto, y te estresas a más no poder. Te sientes abrumad@.
¿Y cómo podemos salir de este atolladero que no nos deja avanzar? Tal vez podrías probar dejar de ver el “todo”, y enfocarte en lo que tengas que hacer durante los siguientes 15 minutos.
Flylady muy sabiamente dice que nuestro perfeccionismo nos atrapa de tal forma, que preferimos no hacer nada, que hacerlo “sólo” por 15 minutos. Preferimos tener la casa sucia, que hacerlas tareas no negociables durante esos 15 minutos. Sé que no tiene sentido, pero así somos.
No es mejor tener sólo esas áreas limpias, ¿que tenerlas sucias?
Simplemente comienza. Lo interesante de “comenzar” a hacer algo, es que luego, inevitablemente nos dan ganas de seguir. Una vez que comienzas a trabajar en algo, verás lo que has avanzado, lo que ya has logrado, y eso te dará la motivación que necesitas para seguir, otros 15 minutos, otros 15 minutos… Entonces te darás cuenta de que ya te falta menos que antes. Una vez que hayas comenzado, tendrás ganada la mitad de la batalla. Comienza a trabajar ahora mismo. No importa si no sabes por dónde comenzar. Manda callar esas voces que te dicen que “así no se limpia”, o que “no tienes las herramientas adecuadas”, incluso las que te dicen que no vas a poder porque toda la vida has sido desordenad@. Haremos una lista con los que necesites o desees en esta primera parte para realizar tu proyecto (por cierto, esto también se aplica a proyectos de estudio, trabajo, ejercicio, etc.). Escoge lo que para ti son tareas no negociables, y dedícale todas tus energías por los siguientes 15 minutos. Al final de los 15 minutos, detente. Si te enfocas en hacer algo por 15 minutos, no te sentirás abrumad@ ni estresad@. ¡Total, son sólo 15 minutos! Y, os aseguro que se puede. Con planificación.
Podemos hacer desde orden consciente nuestra casa en un hogar. Y YO TE VOY A AYUDAR HACIÉNDOTE UN PLANING ESPECÍFICO Y PERSONAL Y UN SEGUIMIENTO. Si no te puedes comer el elefante, trocéalo aunque sea con la simple regla del minuto.